V.2.3 El arrastre

El «Arrastre», llamado también con la palabra italiana «portamento», es un bello efecto sonoro que reune en una sola emisión de sonido dos notas separadas de una misma cuerda.

El «arrastre» se ejecuta deslizando con suavidad y rapidez un dedo la mano izquierda desde el traste en que está situada la primera nota hasta deternerlo exactamente en el lugar que ocupa la segunda. Se pulsa sólo la primera de las notas. Al ir cambiando en la cuerda la presión del dedo sobre los distintos trastes, va cambiando y subiendo el sonido, arrastrándose hacia arriba.

El «arrastre» se indica con una línea ligeramente inclinada y sobre ella el número del dedo con el que debe efectuarse.

V.2.2 Dobles ligados

Un tercer aspecto de los «ligados» es el efecto conseguido por medio de los «dobles ligados». Si dominas los sencillos, su ejecución te será ya muy fácil. Generalmente los «dobles ligados» están dispuestos en forma de tresillos, aunque los hay también de cuatro, cinco y más notas. Su técnica es combinar el «tirón» y el «mazillo». Deben oírse perfectamente las tres notas de cada tresillo.

Un «doble ligado» es el combina en un mismo grupo «ligados ascendentes» y «ligados descendentes».

Su ejecución, tomando como ejemplo el primer tresillo del Ejercicio 67. Notas: fa-sol-fa, a ejecutar en los trastes I y III de la «prima». Pisado el traste I con el índice, se pulsa la cuerda con la mano derecha dando el fa. Sin mover el índice de la izquierda, se hace caer en «mazillo» el dedo 3 sobre el traste III, dando el sol. Y, siempre sin mover el índice del traste I, «tirar» hacia atrás de la cuerda con el mismo dedo 3. Las tres notas han de oírse perfectamente iguales.

V.2.1.2 Ligados ascendentes. «el mazillo»

Cuando dos notas están unidas por una curva y la segunda representa un sonido más alto que la primera, se emplea el «mazillo» para efectuar el sonido de la segunda nota.

El «mazillo» lo ejecuta también la mano izquierda.

Los dedos caen en forma de «mazillo», con fuerza -con fuerza suave, porque el sonido debe ser armonioso y no seco ni violento-, sobre la cuerda y traste deseados.

Ejecución: Pisada la cuerda con un dedo de la mano izquierda en el traste correspondiente, la mano derecha pulsa la primera nota del «ligado». El dedo de la mano izquierda señalado para la segunda nota, cae en «mazillo» sobre el traste que le corresponde. Debe «ligar» el sonido al de la nota anterior con la habilidad necesaria para hacerlo completamente audible. Se consigue practicando intensamente los siguientes ejercicios.

Los «ligados» son un bello y fácil efecto sonoro que el entrenamiento, practicando en todas las cuerdas y con diferentes dedos, te ayudará a lograr la perfección. Insiste muchas veces en su ejecución hasta alcanzar los sonidos limpios y armoniosos que puedan conseguirse por ese camino.