V.2.1.1 Ligados descendentes. «el tirón»

Cuando dos notas están unidas por una línea curva y la segunda representa un sonido más grave que la primera, se emplea el «tirón» para efecturar el sonido de la segunda nota.

En el Ejercicio 63 los «ligados» están escritos con segunda nota «al aire». En ese caso el dedo 1 pisa la primera nota -que pulsa la mano derecha- y el mismo dedo se encarga de «tirar» de la cuerda suavemente hacia atrás, con lo que se logra el sonido de la segunda nota.

Cuando las dos notas del «ligado» corresponden a trastes, su ejecución es la siguiente: Con los dedos de la mano izquierda se «pisan» a un tiempo los trastes correspondientes a las notas que deben ser ejecutadas. Pertenecen, naturalmente, a la misma cuerda. Con la mano derecha se pulsa la primera nota. La segunda nota no se pulsa, ya que debe ejcutarse sólo con la mano izquierda. Para ello el dedo correspondiente a la primera nota se desliza suavemente hacia atrás, tirando de la cuerda hacia afuera del diapasón.

Debe ejercitarse este efecto con todos los dedos y en todas las cuerdas.

V.2.1 Los ligados

En lenguaje musical un «ligado» es un efecto sonoro que une dos o más notas con diferente pulsación.

No debe confundirse un «ligado» con la «ligadura» aún cuando su expresión gráfica sea la misma, una línea ligeramente curvada. La «ligadura», como sabes, emplea únicamente entre notas de un mismo sonido, acumulando en la primera el valor de tiempo de la segunda para obtener de ese modo valores de más larga duración.

En la música de Guitarra, el «ligado» tiene un especial sentido que vamos a enseñarte ahora, al mismo tiempo que aprendes la técnica de los diferentes «ligados».

Los «ligados» pueden ser descendentes o ascendentes y pueden también, asimismo, combinar las dos direcciones. En los «ligados descendentes» se emplea el tirón. En los «ligados ascendentes», el macillo.

V.2 El color en la guitarra

Suponemos que la Música te ha gustado siempre. Has venido voluntariamente a nosotros y estamos recorriendo juntos un camino que solo con decidida afición, embalada en alas de entusiasmo, puede recorrerse gozosamente.

Vas avanzando. Y a medida que lo haces, va hacia adelante también tu educación musical.

Están lejos ya tus primeros «pinitos». El camino real aparece cada vez más abierto ante ti, presentándote nuevas perspectivas y posiblidades que han de permitirte seguir ampliando tu juego musical al mismo tiempo que van enriqueciendo tu sensibilidad artística.

Hasta ahora, tu oído alcanzaba a percibir series de sonidos, muy agradables ciertamente, pero lo hacía como pudiera hacerlo una persona «no iniciada». Has empezado ya a distinguir la importancia de un ritmo bien llevado; la diferencia de un bello sonido y el que, por gris o por duro, no lo será nunca; los hermosos efectos tonales que en la Guitarra pueden conseguirse… Todos esos secretos que, dando vida y color a la Música, hacen de ella una de las más sugestivas y atrayentes de las Artes y que seguramente antes, aún gozando de ellos, te pasaban inadvertidos.

Pero puedes comprobar su importancia. Si interpretas, por ejemplo, un fragmento musical de un modo maquinal, pulsando las notas una tras otra donde están colocadas, aunque lleves perfectamente el compás y la entonación sea acertada y correcta, el efecto producido será forzosamente monótono, desangelado… Un artista, en música como en cualquiera de las otras artes, busca siempre alcanzar todas las posibilidades de expresión por los más escogidos medios.

En ese aspecto, la Guitarra, con sus maravillosas voces, puede colmar todas las exigencias. Pero sólo un apasionado amor de artista logrará arrancarle su secreto encanto. Su «ángel», como diría un fervoroso enamorado. Su «duende», como diría un «tocaor» de flamenco…

Nuestra misión es ayudarte a encontrar los caminos que, en línea recta, pueden llevarte a develar ese secreto. El escogido para comenzar nuestra Lección de hoy te conducirá a dominar uno de los más sugestivos efectos, desde el punto de vista «color», que puede lograrse en la Guitarra: LOS LIGADOS.